¿Por qué se volvió polémico el desfile de Dior sobre violencia de género en México?


Nos gusten o no las cuestiones de la moda, entre los días 20 y 22 de mayo fue inevitable toparnos a Dior —sí, la casa de alta costura francesa— en tendencia, después de que organizó un desfile en CDMX, que dejó a muchas personas con dudas y críticas por la manera en que abordó la crisis de violencia de género.

La crisis de violencia contra las mujeres en México —que vivimos como sociedad desde hace décadas y que ha mostrado el lado más extremo y preocupante de las violencias ejercidas desde lo público hasta lo privado. Y que en 2022 registró más de 10 asesinatos (homicidios dolosos y feminicidios) de mujeres.

dior-desfile-violencia-genero
Foto: @Dior

¿Qué pasó en el desfile de Dior en CDMX? ¿Por qué al final de todo las redes terminaron hablando de su presentación, por encima de lo realmente preocupante: la crisis de feminicidios y otras violencias contra las mujeres?

¿Por qué se volvió polémico el desfile de Dior sobre violencia de género en México?

Va un poco de contexto

El 20 de mayo en el Museo de San Ildefonso, Dior organizó un desfile como parte de una especie de gira o crucero que hace por el mundo, en busca de recuperar y resaltar la cultura de distintas regiones, a través de sus vestimentas y técnicas —y de ahí, claro, hacer sus propios diseños.

En esta ocasión se trató de la colección Cruise 2024, dirigida por la italiana Maria Grazia Chiuri, directora creativa de Dior.

secretaria-cultura-dior-desfile
Foto: @alefrausto

Para hacerlo, el equipo de Maria Grazia se acercó con la Secretaría de Cultura, que le dio el visto bueno a la colaboración que Dior proponía para con un grupo de artesanos de México.

En gran parte para evitar las habituales broncas de apropiación cultural —pero en este tema algo importante pasó y ahorita les contamos qué fue.

Entonces, en general Dior —casa de alta costura fundada en el lejano 1946 por Christian Dior en Francia— buscaba “rendir un homenaje al vasto y rico patrimonio cultural de México”, de manera colaborativa con grupos artesanos mexicanos.

Las críticas por la manera de abordar la violencia contra las mujeres

Pero aquí viene parte de la polémica: el evento cerró con el desfile de un grupo de modelos que portaban vestidos blancoscon bordados de palabras o frases violentas —en color rojo— que a muchas mujeres mexicanas les ha tocado escuchar en su vida.

El cierre del desfile tuvo como fondo la canción que se ha convertido en un himno para miles de mujeres mexicanas y también del mundo: ‘Canción sin miedo‘, de Vivir Quintana.

dior-desfile-moda-mexico
Foto: @Dior

Y así, sin más, terminó el desfile de Dior en San Ildefonso, pero comenzó la discusión en redes. ¿La razón?

Sin contar con información alguna del propósito de este cierre —y aún con ella—, no deja de causar ruido y ser desconcertante el hecho de que una crisis de violencia extrema contra las mujeres en México, que lleva ya más de 30 años sin detenerse, fuera parte de un evento dedicado para… vender.

Es aquí donde corremos el riesgo de que esta emergencia sea eclipsada por conceptos superficiales —y si no nos creen, pueden echarle un vistazo a los comentarios de la transmisión de Dior.

dior-desfile-violencia-genero
Foto: @Dior

¿Dónde queda la reflexión? Y, ¿la preocupación-acción ante una problemática que no ha tenido solución, pese a que ya pasaron 6 gobiernos?

En redes, tuiteras criticaron el uso de la canción de Vivir Quintana para el cierre del desfile o de la apropiación de la protesta que alguna vez hicieron adolescentes de la Preparatoria Oficial 128 General Francisco Villa, en Ecatepec, para visibilizar la violencia de género, pegando a unos vestidos las palabras violentas que les han dicho.

Todas estas críticas aludieron a una manera de comercializar una crisis de violencia y banalizarla, al ser vista desde un feminismo blanco hegemónico propio de la industria de la moda —y que por décadas, además, ha mantenido al margen a poblaciones racializadas.

(Eso sin contar las preguntas sobre la colaboración de un grupo de artesanos con Dior y que contó con luz verde de la Secretaría de Cultura, pues a mucha gente no le quedó claro si iba a ser remunerada o si darían los créditos a este grupo).

Las respuestas

Poco a poco, tras las críticas en redes han salido varias respuestas tanto de Dior como de las mujeres que colaboraron en la elaboración de los vestidos.

¿Qué han dicho? Comencemos por Dior. En un post de IG, la empresa insistió en que esta colección fue colaborativa y le dio crédito a los grupos de la comunidad nahua de la sierra norte de Puebla, a las comunidades mazateca, la chinanteca, zapoteca, mixteca de Oaxaca y la tzotzil de Chiapas.

“Estén atentos para descubrir más sobre las diferentes técnicas exploradas en este intercambio”, concluyó.

dior-desfile-cdmx-violencia-genero
Foto: @dior

Sobre los vestidos bordados, el colaborador de moda en Reforma Ángel Vázquez compartió información que le roló Bris Álvarez, coordinadora del casting de modelos y de las bordadoras: los vestidos no se venderán, sino que formarán parte de una instalación que se exhibirá en varios museos por todo el mundo.

Y sobre el cierre del desfile: en realidad fue un performance dirigido por la mexicana Elina Chauvet, creadora de la instalación pública Zapatos Rojos —que desde 2009 ha recorrido el mundo para visibilizar los feminicidios en México, de acuerdo con su creadora.

En cuanto a la canción de Vivir Quintana, supimos que la cantautora participó posteriormente en el evento.

dior-desfile-violencia-mujeres-performance
Foto: @Dior

Mientras que Bordando en la Revolución —un proyecto autogestivo que ayuda a las mujeres a llevar a cabo sus procedimientos— explicó que su colaboración con Elina Chauvet se entiende como una manera de resistencia, colándose hasta en “los sistemas capitalistas que empiecen a reconocernos”.

Al final

Aún con el contexto e información, el cierre de este desfile no deja de generar ruido que va desde si realmente estamos hablando de un activismo extraordinario en la industria de la moda.

(Con las contradicciones de una casa de moda que hizo una donación a una AC mexicana, pero que en mayo de 2023 firmó un contrato con Johnny Depp, acusado de violencia familiar).

O si estamos ante la banalización (mediante la comercialización) de una crisis que ha terminado en el asesinato de miles de mujeres en nuestro país, sin que haya una respuesta integral desde el Estado —y los 6 gobiernos que han pasado— para detenerla.

Categorías