¡No te pongas Grinch! Participa en la Carrera Santa Claus 2022 CDMX

Cuidad de México | 10 de noviembre de 2022.|  Redacción.-

“El imperio contraataca” fue el título del concierto clandestino realizado el sábado 29 de octubre en un salón de la alcaldía Cuauhtémoc, cuyos alrededor de 300 asistentes, –muchos de ellos con cabeza rapada–, corearon canciones con consignas de odio e ideología neofascista y hasta se hizo apología del nazismo con retratos del dictador Adolf Hitler.

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, condenó el hecho, aseguró que los organizadores no solicitaron ningún permiso a su administración y pidió que se revise si el evento tendría alguna implicación según el Código Penal capitalino.

El diario El País publicó que la noche del 29 de octubre, alrededor de 300 personas de extrema derecha se congregaron en el Salón Pentatlón, ubicado en la colonia Santa María la Ribera, donde se presentaron cinco bandas: dos españolas y tres mexicanas.

La fecha no fue al azar, sino en conmemoración de la culminación de la Marcha sobre Roma de Benito Mussolini, en 1922, así como por la fundación del partido fascista Falange, en España, en 1933.

La venta de boletos limitada a 150, inició con varios de meses de anticipación a un costo de mil 500 pesos, según la propaganda. Se hizo mediante el sitio de internet de la Editorial Heidelberg, con sede en Monterrey, distribuidora de libros de extrema derecha. El organizador fue el colectivo Desperados División.

El lugar del concierto se mantuvo en secreto hasta un día antes, justo por su clandestinidad. Para entrar, se aplicó un “riguroso” filtro de seguridad que incluía la verificación de identidad mediante un código QR, una identificación oficial y el estar en una lista de más de 300 nombres, entre ellas, los de unas 20 mujeres.

Además, según la narración del diario español, había personal de seguridad para detectar infiltrados antifascistas.

Las bandas que subieron al escenario fueron las mexicanas SunCity Skins, Royal Aces Convicted y Ejecución 1980, quienes integran el movimiento Rock contra el Comunismo –RAC por sus siglas en inglés– y les ofrecieron música “dura y nacionalista”.

Sus letras criticaban el mundo en el que viven: “Los nuevos tiempos son una mierda, ¿dónde ha quedado la vieja escuela que no dudaba en pelear?” Luego, vinieron otras más agresivas y discriminatorias: “Putos maricones que ensucian mi ciudad, ¡cuélguenlos y quémenlos!” y “¡Al arma! ¡Al arma! ¡Al arma soy fascista, terror del comunista!”, como decía una canción que llama a la lucha contra “los canallas” anarquistas, independentistas y comunistas.

También tocaron los españoles Batallón de Castigo, Irreductibles y Last Chance.

Entre los asistentes abundaban aquellos con cabeza rapada, tatuajes de esvásticas, frases en alemán y hasta retratos del dictador alemán Adolf Hitler.

Según los videos publicados por El País, entre los asistentes apareció el saludo nazi y la frase en alemán “Sieg Heil” que se usada en los encuentros políticos del Tercer Reich y se puede traducir como “salve, viva, eterna victoria”.

“Condenable”: Sheinbaum

Este miércoles, al ser cuestionada sobre la realización de dicho concierto y si podría representar el surgimiento de un movimiento de ultraderecha en la llamada ciudad de “Innovación y derechos, Sheinbaum Pardo, cuya familia es de origen judío, respondió:

“Condenable. El fascismo, el nazismo, hay que condenarlo; representa el racismo, el clasismo llevado a su máxima expresión. La ultraderecha es el odio llevado a niveles extremos. Esta ciudad es una ciudad progresista. Entonces, yo hoy pedí que se revisará qué significa esto en términos del Código Penal”.

La mandataria añadió que el concierto se realizó sin los permisos correspondientes. Y ante la presunta organización de otros tres eventos más de ese tipo, añadió:

“Hay que revisar si tienen permiso o no. Y condenamos totalmente eso y llamamos a la sociedad, porque nosotros no aceptamos que haya, porque no es un asunto de libertad de expresión. El nazismo, el fascismo, hay que condenarlo”.

–¿Tendrá eco aquí en la ciudad o es un movimiento marginal?, le preguntó la prensa.

–No, no, yo creo que es algo menor y de todas maneras se va a revisar, contestó. (Con información de Sara Pantoja)

Categorías