China creció 2.3% en 2020

Ciudad de México, 18 de enero de 2020. China fue la única gran economía del mundo en no contraerse

La economía de China creció un 2.3 por ciento el año pasado, ya que el control exitoso de COVID-19 la posicionó como la única gran economía del mundo en evitar una contracción económica.

Esa expansión se vio impulsada por un crecimiento del 6.5 por ciento en el último trimestre de 2020 respecto al año anterior, dijo este lunes la oficina de estadísticas, lo que marca un regreso a las tasas de crecimiento prepandémicas. Los economistas encuestados por Bloomberg habían pronosticado un crecimiento del 6.2 por ciento para el último trimestre y del 2.1 por ciento para todo el año.

La recuperación se vio favorecida desde el principio por estímulos fiscales y monetarios que impulsaron la inversión en infraestructura y bienes raíces. Una vez que China tuvo los casos de virus bajo control y las fábricas pudieron reanudar la producción, el crecimiento fue impulsado por la fuerte demanda de los consumidores extranjeros de exportaciones chinas, especialmente de equipos médicos y dispositivos para trabajar desde casa.

Salir de la pandemia más grande que cuando comenzó es el punto culminante de un año dramático para la segunda economía más grande del mundo, que comenzó 2020 con una caída histórica en el primer trimestre cuando los bloqueos del coronavirus detuvieron la mayor parte de la actividad.

Dado que la producción mundial probablemente se contrajo un 4.2 por ciento el año pasado, las ganancias de China significan que aumentó su participación en la economía mundial al 14.5 por ciento, según estimaciones del Banco Mundial, en comparación con el 22 por ciento de Estados Unidos. Según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, China ahora superará a la Unión Americana para 2028, dos años antes de lo previsto, según Nomura Holdings Inc.

Los economistas esperan que el PIB de China se expanda un 8.2 por ciento este año y continúe superando a sus pares mundiales, incluso cuando otras grandes economías comienzan a recuperarse con el lanzamiento de las vacunas.

La recuperación en curso en 2021 dependerá de si China puede prevenir una propagación a gran escala de infecciones por virus y de si puede pasar el testigo del gasto de los gobiernos locales y las grandes empresas estatales a las pequeñas empresas y consumidores. El gasto y la inversión de los hogares de las empresas manufactureras se han retrasado en el crecimiento general en 2020.

Una relación comercial cada vez más tensa con Estados Unidos también podría influir en las perspectivas. En sus últimas semanas en el cargo, el presidente Donald Trump ha endurecido las restricciones a las empresas chinas para frenar el dominio de la nación en las industrias de alta tecnología, lo que agita los mercados financieros. Todavía no está claro cómo la administración entrante bajo Joe Biden abordará esos problemas.

Se espera que la demanda mundial de productos fabricados en China se mantenga fuerte ya que la pandemia sigue manteniendo bloqueada a gran parte de la población mundial. Ya el principal exportador, el valor de los envíos de bienes de China aumentó un 3.6 por ciento en 2020, según datos oficiales. Las importaciones disminuyeron un 1.1 por ciento, lo que resultó en un superávit comercial anual de 535 mil millones de dólares, el más alto desde 2015.

El estímulo fiscal y monetario para respaldar la economía durante la pandemia ha ido acompañado de un aumento de la deuda, un hecho que las autoridades ahora están tratando de abordar a medida que se afianza la recuperación. En una reunión de diciembre para establecer los objetivos económicos para 2021, el gobernante Partido Comunista señaló que el estímulo se retiraría gradualmente, aunque evitaría cualquier “giro brusco” en la política.

Categorías